LAS CLASES…CUALES SON LAS PREVISIONES?

7 de marzo de 2020  • 12:04

Los últimos en retornar a sus actividades cotidianas serán los estudiantes, especialmente de los niveles inicial y primario. Ese es el escenario que por estas horas maneja, pero no admite, el gobierno nacional frente a la necesidad de extender la cuarentena obligatoria, medida clave para intentar frenar la dispersión de la pandemia del nuevo coronavirus Corvid-19 en a Argentina.

A esta altura, ni funcionarios del sector ni gremios docentes creen factible que el 1° de abril las aulas se abran normalmente y se retome el ciclo lectivo. Inicialmente se estima que la prolongación del confinamiento será hasta Pascua , pero en el caso de los más chicos, las estimaciones van entre 60 y 90 días, sin dejar en claro que ese lapso incluiría las dos semanas en las que ya están cerradas las escuelas.Ads by 

«A esta altura la preocupación es que haya el menor costo de víctimas posible del nuevo coronavirus», admitieron ayer a LA NACION fuentes vinculadas con el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta. En esa misma línea, piensan varios de los sindicatos de maestros, especialmente los que están vinculados con los niveles iniciales y primario.

Sin capacidad de enseñanza virtual

Aunque casi el 42% de los estudiantes y los establecimientos educativos argentinos no están en condiciones de mantener un esquema de enseñanza virtual, tal como anticipó LA NACIÓN cuando el presidente Alberto Fernández anunció el inicio del aislamiento obligatorio, el 15 de este mes, todavía está lejos el esquema de cómo se recuperarán los días perdidos en todos los niveles, desde el inicial hasta el universitario.

Hay conversaciones constantes, pero aún no hay consensos sobre si se buscará y cómo modificar el calendario escolar aprobado en diciembre pasado, cuando el nuevo coronavirus recién despuntaba en China y no se presumía su fuerte estela de mortalidad.

¿Adelantar el receso invernal? ¿Retrasar el cierre del ciclo lectivo y tener clases en el próximo verano? Son preguntas que no tienen respuestas por estas horas. La preocupación central es contener la emergencia sanitaria. Y los chicos, lo han explicado epidemiólogos argentinos e internacionales, pueden ser críticos en la transmisión del virus entre los adultos.

No solo hay consenso en extender el receso y que, en el mientras tanto, la virtualidad se fortalezca y pueda llegar a más alumnos en todo el país, sino que las autoridades admiten que los primeros que no permitiría el regreso de los más chicos a la rutina escolar son los padres. «Dos días antes de que se dictara la cuarentena obligatoria, que incluyó el cese del ciclo lectivo en aula, los primeros que advertían que no sacarían a los chicos a la calle eran los padres», recordaban ayer fuentes gremiales docentes. «¿Qué padre se va a animar a llevarlos de vuelta al colegio el miércoles de la semana próxima? Esta emergencia sanitaria será más larga de lo prevista, pero hay que actuar con mucha cautela, para evitar irritación social en todos los sentidos», concluyó una fuente que frecuenta el Palacio Sarmiento.

Por: María Elena Polack – LA NACION

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conocimiento de Grupos
Ir arriba